El problema

En Oregon a a través de todos los Estados Unidos, nos enfrentamos a una crisis agrícola que se avecina.[1] La edad promedio de una familia Americana de agricultores de pequeña escala es de 56 años. Algunas proyecciones estiman que entre un tercio y la mitad de todas las fincas de Oregon verán a su principal operador jubilarse dentro de la próxima década. ¿Quién va a cultivar alimentos? De acuerdo con los datos del censo de 2007, 15 por ciento de todos los nuevos agricultores (300.000) se auto-clasificaron como de origen hispánico.[1] Con la necesidad crítica de regionalizar nuestro sistema de alimentación por razones de seguridad y sostenibilidad, parecería lógico apoyar a cualquier persona que esté interesada en cultivar para nuestras comunidades.

La idea

Es duro ser un agricultor sin importar quien seas. Y mientras muchos apuntan al fuerte legado agrícola de los Latinos que viven en los Estados Unidos – ya sea por sus países de orígen o por el trabajo en los campos – la habilidad para convertirse en propietarios y operadores cuenta con increíbles retos adicionales. Sin créditos, acceso a bancos, invernaderos, equipos, irrigación y todas las demás cosas necesarias para ser un agricultor, ellos tienen una clara desventaja. A inicios de 2007, Huerto de la Familia aprendió a empezar una empresa agrícola con familias Latinas de bajos ingresos gracias a una oportunidad de asociación con Heifer International. Después de una reunión inicial con todos los participantes de nuestro programa de capacitación en jardinería (horticultura) orgánica, diez familias iniciaron reuniones regulares para discutir la idea de crear un negocio agrícola. Con la ayuda de un facilitador bilingüe y agricultor local, las familias desarrollaron un plan a tres años para una cooperativa agrícola y lo pusieron a consideración de Heifer International. El Proyecto de los Pequeños Agricultores (SFP por sus siglas en Inglés) recibió una subvención para la financiación inicial de 2008 a 2011, incluyendo el apoyo destinado específicamente para los gastos relacionados con los costos de inicio de pequeñas empresas y una variedad de cursos educativos.

El Proyecto de los pequeños agricultores, LLC

“La granja ha sido mi aula. Heifer International y Huerto de la Familia han cambiado mi vida. Ahora yo quiero unirme a Heifer y Huerto a cambiar el mundo.” — Margarito, President de SFP

El SFP armó cuidadosamente un modelo de negocio agrícola cooperativo para unir familias como socios, formando legalmente una LLC (Corporación de Responsabilidad Limitada) en 2010. El Proyecto de los Pequeños Agricultores vende fresas orgánicas con el sistema de cosechado por el cliente directamente en la finca y vende frambuesas negras a través de Organically Grown Company (OGC). OGC distribuye fresas y frambuesas negras en tiendas desde Ashland, Oregon, hasta Seattle, Washington. Los agricultores también procesan sus frutas para producir extracto y puré de frutas, que están disponibles a la venta en tiendas y negocios. De acuerdo a la estructura y leyes de la cooperativa, los agricultores dividen todas las ganancias entre ellos. Las familias utilizan sus ganancias para invertir en la educación superior de sus hijos, sus hogares, para pagar deudas y para apoyar familiares en sus países de origen. El Proyecto de los Pequeños Agricultores, LLC se graduó de la organización en 2011 y es un negocio independiente.  Huerto de la Familia cree en que puede producir similares impactos positivos en otros Latinos de bajos ingresos que tengan determinación y oportunidades de empresas agrícolas a través de un programa de desarrollo micro-empresarial. El Proyecto de los Pequeños Agricultores, LLC Fuentes: 1. Census of Agriculture, 2007